Páginas vistas en total

miércoles, 31 de octubre de 2012

¿HALLOWEEN? NO , GRACIAS


 

Tenía pensado hacer una entrada que resumiera todo este tiempo que he estado sin escribir, pero veo que no... han sido tantas las cosas que he vivido y pensado que no terminaría nunca de escribirlas. Prefiero subirme al tren del calendario y lo hago a ritmo de charanga, acompañando al adefesio, la ridiculez, la bufonada, excentricidad y extravagancia de una “fiesta” que nos han “colocado” con  un embudo maligno, pernicioso y dañino.

Estoy hablando, como ya sabes por el titulo de esta entrada,  de eso que llaman “Halloween”

Recuerdo  la celebración de estos días y muy particularmente esta noche (es 31 de Octubre) en mi infancia. En la casa , metidas en un barreño, las “mariposas” flotaban en el agua, apurando el aceite que la abuela les iba suministrando. Con cada nuevo chorrito  de aceite, una oración por los difuntos, una invocación a los santos. “¡Josete ven!” me decía, “vamos a encender unas velas en la ventana de la cocina”. “¿Por qué tantas luces abuela?, ¿por qué tantos rezos?” preguntaba yo. “Es la noche de todos los Santos” contestaba sin dudar mi abuela, “mañana iremos al cementerio a llevarle unas flores al abuelo y pasado mañana iremos a Misa para pedir por todos los que ya no están aquí, pero que nos esperan en el cielo”

Estas palabras están grabadas a fuego en mi memoria y en mi corazón. Mi abuela hoy ya no es capaz de recordarlas. Quién sabe si en esa cabecita suya, enferma de demencia senil, aparecerán fugaces estos recuerdos. Gracias a ella, a mi abuela  Paca , desde bien pequeño supe que no siempre íbamos a estar en este mundo, aprendí también que cuando dejamos este mundo vamos a otro: “el cielo” y sobre todo aprendí que a los muertos no hay que olvidarlos, que, de alguna manera seguimos teniendo una “responsabilidad” con ellos: la oración.

Mentiría si dijera que esa noche no me daba algo de repelús, pues eran cosas que se me escapaban de las manos. Tenía miedo de que al llegar la hora de dormir, aquellos familiares a los que en algunos casos ni siquiera había conocido, tuvieran  el “detalle” de hacerme una visita. Sin embargo con mi abuela no sentía miedo. Aun me parece oír el sonido de aquella vieja cama-mueble que tenía en su habitación y en la que me acostaba . Desde la suya, la abuela  me hablaba hasta que me dormía…

 Tendría yo unos siete años, es decir hace treinta. En aquella época no se veían calabazas huecas, ni disfraces de muertos, ni de diablos… en aquella época, estos días eran para el recogimiento y la oración, para el recuerdo amoroso de los que ya no están. También para la alabanza de Dios y de sus Santos, que brillan en el cielo como hermosos luceros.

Que le pregunten hoy a un niño español de siete años que es eso de la oración, y del cielo, y del cementerio. .. es fácil escuchar a algunos padres decir: “yo no llevo al niño al cementerio porque es un lugar muy triste…” ¡Claro! Es mucho mejor vestirlo de muerto para que vaya a clase a manchar de sangre de “pega” a sus compañeros.

Esta tradición que para nada es nuestra, se ha ido metiendo en nuestras vidas sin saber cómo. Lo peor de todo es que somos tan rematadamente tontos que somos incapaces de preguntarnos por las cosas que hacemos. “ La Mari va a llevar a la guarde a su Hija Berta vestida de muerta, pero yo voy a vestir a mi Tomás de  satanás que impresiona más”.

Más “gordo” es que estás fiestas de disfraces estén celebrándose en algunos colegios religiosos y  de “republica bananera” resulta que alguna catequista “iluminada” por la vela de la calabaza “halloweenera”, proponga tal esperpento para una reunión con los niños en la parroquia.  ¿Parece mentira eh? Pues hasta aquí llegamos.

“La palabra de "Halloween" como tal, comenzó a usarse por primera vez en el siglo XVI, y provenía de la variación escocesa de "All Hallows' Even" que significa "víspera de todos los Santos".”

Hallowen tal y como la conocemos hoy,  es a  la fiesta de Todos los santos, lo que Papa Noél es a los Reyes Magos: una forma de eliminar a Dios  y lo religioso de  nuestra vidas.  Además , es una forma perfecta de convertir a nuestros niños y por ende a la sociedad del futuro  , en tontos “empinaos”.

Porque  vamos a ver… sustituir a los Tres Reyes Magos por  un señor  vestido de rojo que ha bajado por la chimenea ( Más del 95 % de los hogares de España no la tienen) y que ha dejado aparcado el trineo en el tejado, para que descansen los renos que están agotados por el “jet lag”?  tampoco me parece una opción que ayude mucho a la inteligencia. Con los Reyes Magos  por lo menos, hay un mensaje de amor y de fe que no hay en Papa Noél, y además ¡qué narices! Que los Reyes Magos forman parte de nuestra vida desde hace cientos de años.

Bueno… a lo que iba. A continuación os dejo unas cuantas razones para no celebrar, ni fomentar la celebración de “Halloween” tal y como nos lo han vendido las películas y los medios de comunicación:

 

1ª Razón: detrás de todo esto está el Demonio. Y lo digo así porque no se puede decir de otra manera: Todo lo que nos aparta de Dios es obra del Demonio y ya está.

2º Razón:  Su origen no tiene nada que ver con España ni con otros muchos lugares donde se celebra:  Halloween tiene su origen en la historia de los celtas y en una festividad conocida como Samhain que literalmente significa 'fin del verano'

3º Razón:   España es muy rico en tradiciones,  no puede faltar que el día de difuntos vayan las familias a los cementerios o que se preocupen de tener su lápida bien arreglada y con flores. Celebrar Halloween es olvidar nuestras propias costumbres para acoger otras.

4ª Razón : La parte que realizan los niños en “Halloween” es la parte inocente , la parte lamentable es la que ejecutan algunos adultos y adolescentes, quizás guiados por una fuerza maligna.  En esa noche ( 31 de Octubre) las estadísticas hablan de un aumento muy considerable de actos de violencia, asesinatos, suicidios, violaciones y ritos satánicos en los que en ocasiones mueren niños . No sin razón es conocida también por la “Noche de Satán”. Por otra parte los sacrilegios y robos de formas consagradas se disparan en estos días. Estas formas son utilizadas en ritos satánicos.

5ª Razón : Conociendo el origen y el significado del Halloween, vale la pena reflexionar si todavía queremos que nuestros hijos o nosotros mismos nos disfracemos de figuras malignas para celebrar esta infame  noche en la  que, aunque no lo creamos, miles de brujos y satanistas se reúnen para orar por la propagación del mal.

6ª Razón: La Biblia dice: 

(EN LA NOCHE DE HALLOWEEN SE PRACTICAN CIENCIAS OCULTAS Y ESPIRITISMO.) 

“…no aprenderás a hacer las abominaciones de aquellas naciones…no sea hallado en ti quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni QUIEN CONSULTE A LOS MUERTOS. Porque es abominación para con Dios cualquiera que hace estas cosas” (Deuteronomio 18:9-14) 

 (HALLOWEEN ES UNA COSTUMBRE PAGANA PRACTICADA EN MUCHAS NACIONES) 

“No aprendáis el camino de las naciones….porque las costumbres de los pueblos son vanidad” (Jeremías 10: 2-3) 

( SE ENSEÑA QUE HALLOWEEN NO TIENE NADA DE MALO)

“ ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” (Isaías 5:20) 

 

  Pues esto es todo. Pidamos al Señor que nos ilumine. A todos los santos que intercedan por nosotros y nos ayuden a ver el camino de la verdad. Y a la Santísima Virgen que esté siempre a nuestro lado en la lucha contra todo lo que sea contrario al Reino de Dios.