Páginas vistas en total

miércoles, 25 de enero de 2012

EL CURA DE GRAN HERMANO



A ver … ¿qué culpa tengo yo de que este muchacho ( el cura motero) esté en Gran Hermano?.

Lo digo porque últimamente es muy raro no encontrarte con alguien que te saque el tema y te diga lo caducada que está la Iglesia porque lo han “echao de cura” por ir a ese concurso. La gente ve muy bien que el cura en cuestión esté en el concurso, porque de esa manera se hace más cercano y que patatín y que patatán…

Mi opinión está divida: por un lado estoy de acuerdo con que la televisión es una buena plataforma para evangelizar , pero no creo que un programa donde se procuran e incentivan los momentos “ de tórrido edredoning” entre otras muchas lindezas, sea el lugar adecuado para un sacerdote. No por nada… es que me imagino que el chico no es de acero inoxidable, con lo cuál puede surgirle algún “encontronazo” con algún otro concursante , cosa que diría bien poco a su favor , y no sólo al suyo, sino al de la Iglesia.

Por otro lado , a mí lo que me están enseñando en el seminario es que uno debe obedecer. Es lo que menos apetece siempre, es lo que más cuesta, pero … esta fiesta es así. Por eso creo que si los superiores de la orden le dijeron que no, éste lo que tendría que haber hecho es obedecer y punto pelota.

No me voy a marcar el farol de que a mí no me gustan estos programas: me gustan. Y cuando podía veía Gran Hermano, Operación Triunfo, Aida, La que se avecina… en resumen…. todo lo que me hace pasar un rato divertido. Y esto no me hace ser ni más “guay” , ni más “cani” que otro.

Cuando quiero crecer rezo, leo , estudio o comparto con la gente.

La cosa ya está hecha: El cura está en Gran Hermano. Esperemos que su paso por el
programa sirva para evangelizar y dar testimonio, para unir a los concursantes en las distintas pruebas por las que han de pasar y sobre todo, que no sirva de escandalo para nadie.