Páginas vistas en total

lunes, 21 de noviembre de 2011

¡PEDERASTA!


Nos contaba el sábado pasado nuestro Obispo, que paseando camino de la estación de trenes, una pareja que pasó por su lado, al verlo vestido de sacerdote, lo llamó pederasta. El Obispo se volvió y acercándose a la pareja les dijo: "Yo no soy pederasta y me duele en el alma que esas cosas pasen dentro de la Iglesia. Yo podría haberles llamado a ustedes muchas cosas que hacen otros hombres y mujeres, pero considero que no todos los hombres y mujeres tienen los mismos comportamientos. No es justo que me llamen pederasta sin conocerme, porque otro sacerdote lo sea" y de esa manera se despidió nuestro Obispo.

Me dolió el relato por varios motivos, pero especialmente porque conozco a mi Obispo y es una persona educadisima, que siempre tiene una palabra afectuosa para todo el mundo, que ama a la Iglesia y a los hombres y mujeres que la componen y a los que no.

Al terminar el relato, hacía el Obispo una reflexión que me llevó a pensar lo importante que es el comportamiento de sacerdotes y seminaristas y todos los que formamos la Iglesia: con nuestros comportamientos ensuciamos la imagen de la Iglesia, cargamos a sus espaldas el peso de nuestros pecados, emborronamos su hermoso rostro con nuestros defectos...

Los que decimos que la amamos, la dejamos a la altura del barro en muchas ocasiones y luego nos extrañamos de las cosas que se dicen de la Iglesia.


Cuidemos nuestros actos y palabras, pues para los que la escuchan, son la voz de la Iglesia

viernes, 11 de noviembre de 2011

QUIERO ABORTAR

Si estás leyendo este artículo, posiblemente esta idea está rondando por tu cabeza. Por eso he puesto este título, para que sea más fácil que lo encuentres al ponerlo en cualquier buscador.

Me gustaría que leyeras este artículo con tranquilidad: no pretendo convencerte, ni “comerte la cabeza”. Estas viviendo tu situación actual como un problema, como “un marrón” que tienes que quitarte de encima. La tensión actual te impide ver que, depende de la decisión que tomes, el “marrón” sea mucho mayor, o que… dentro de unos meses te sientas la mujer más feliz del mundo.

Han sido ya varias las experiencias que he tenido en el acompañamiento de madres que no han sido, de mujeres que tras el aborto dejaron de ser mujeres, a al menos en parte.

¡Cuánto sufrimiento han tendido que pasar¡. Todas, sin excepción, han tenido después problemas para dormir, han sentido fuertes dolores cuando al pasear por la calle, veían una mujer embaraza, una madre con el carrito…
Todas han seguido llevando la cuenta de la edad que podría tener su hijo si ella misma no le hubiera asesinado… y es que, a pesar de la dureza del término, la cosa no tiene otro nombre.

Cierto es que la mayoría lo han hecho obligadas, forzadas, engañadas, coaccionadas… pero durante el resto de sus vidas tendrán que pagar una factura muy cara, y tendrán que hacerlo ellas solas a pesar de la compañía de la familia y amigos.

Me vienen a la memoria muchos casos: no sé si alguno puede ser como el tuyo:

-Chicas que han abortado porque de no hacerlo, sus novios las hubieran dejado: en todos los casos, el novio finalmente las dejó, pues “las veían raras”. “ya no eres la misma” les decían… ¡Claro! ¿Cómo va a ser la misma una mujer que ha eliminado de sus entrañas a un hijo? Y ¿Cómo va a querer de igual manera una chica al chico que le ha obligado a hacer una cosa que no quería hacer? El amor se convierte en odio, porque se ha roto el mayor fruto que puede dar un amor, que es una vida. Muerta la vida, muerto el amor para siempre.

-Chicas que han abortado porque de no hacerlo las hubieran despedido de sus trabajos. La mayoría de las chicas que lo hicieron por este motivo, finalmente perdió su trabajo por los mismo motivos: falta de concentración en el trabajo, depresión, ansiedad…

- Chicas que han abortado, porque “sus padres las hubieran matado” y para que sus padres no “las maten a ellas” ellas matan a sus hijos. Cuántos padres han lamentado enterarse de que sus hijas han abortado sin contárselo, porque ellos lo hubieran evitado. Ellos hubieran apoyado a sus hijas a salir adelante.
Aunque el disgusto primero hubiese existido… ¿Cuánto hubiera durado? ¿un mes? ¿dos?... eso es muy poco comparado con toda una vida rota por el sufrimiento, por el hijo no nacido.

-Chicas que han abortado porque fueron a una clínica abortista a que las informaran. Allí todo fueron facilidades, ánimos para abortar. No hubo información, no hubo nada de calor, de afecto. A aquellas personas de las clínicas no les importaba la situación de la chica, ni su futuro. Mucho menos la del bebé que se gestaba en sus entrañas. Sólo importaba el dinero, importaba que la chica no se arrepintiera, para que los 300-400 euros cayeran en la caja de caudales, empapados de sangre inocente. Al cerrarse la caja, se cerraba una vida que podía haber sido. Se taparon las sonrisas, los primeros pasos, la primera vez que aquella criatura fuera a decir “mamá” a la mujer que finalmente no le dejó vivir.

-Chicas que abortaron porque la situación económica en casa era insostenible, incluso porque sus propios padres las obligaron. Nadie les dijo que había muchas opciones, que la Iglesia por ejemplo tiene centros especializados en estos casos, en los que se cuida de la madre y del hijo , en los que se estudia una posible adopción . Centros que son verdaderos hogares donde el amor hace que nada pueda con la nueva madre y el nuevo hijo.

Estamos acostumbrados a escuchar que, mientras hay vida hay esperanza y que , todo tiene solución menos la muerte. Esto desde una perspectiva cristiana se nos queda muy pobre, pero quizás hoy a ti pueda servirte para reflexionar.

De la misma manera que tu vida no es fruto de la casualidad, sino que Dios quiso que estuvieras en este mundo, de la misma manera como digo, hay un hermoso proyecto de vida para tu futuro hijo. Déjale vivir y te dará la vida.

No olvides por otra parte que la criatura que hay en tu vientre, por pequeña que sea, por poco tiempo de gestación que tenga, en otra persona, no eres tú. Tiene un adn propio y unas características únicas.

Ten mucha fuerza, acude a la Parroquia más cercana y encontrarás ayuda , comprensión y amor.

Un fuerte abrazo seas quien seas, de parte de tu hermano.

martes, 8 de noviembre de 2011

FELICIDADES. VAMONOS DE EJERCICIOS.




Hoy cumplimos un añito. Parece que fue ayer. Seguiremos adelante con la ayuda del Señor.

En estos momentos estoy de ejercicios, y este año he decidido dejarme en Alicante el ordenador, para que la única pantalla que pueda visualizar sea la del Sagrario de la Capilla. Estas cosas de Internet tan modernas, permiten programar las entradas del Blog que salgan ellas “solicas” cuando les toca…. Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.

Durante estos días rezaré por todos vosotros. Os pido que también vosotros tengáis un momento de oración recordándome.

El tiempo de ejercicios es tiempo de grandes gracias, tiempo durante el cuál el Señor “está que lo tira” con uno. Es tiempo de recargarse para poder dar, tiempo de encuentro con el que nos ha llamado, con el que hace nuestra vida…

Por eso creo que habría que poner “cárcel” para aquellos sacerdotes que no hacen ejercicios: flaco favor se hacen a sí mismos y a sus feligreses. No sé qué es peor, si que una parroquia esté sin cura seis días al año porque su párroco está de ejercicios, o que esté abierta siempre y dirigida por alguien que no tiene tiempo para reencontrarse con su Señor.

viernes, 4 de noviembre de 2011

CURSILLOS DE CRISTIANDADY PROYECTO RAQUEL


Dos acontecimientos importantes sucederán en los próximos días en nuestra Diócesis, ambos están relacionados con la vocación cristiana.

El primero son los cursillos de Cristiandad, que hace unos años se recuperaron: los que los han vivido, cuentan verdaderas maravillas de su “reencuentro” con Dios. Están dirigidos a jóvenes y mayores, especialmente a aquellos que han perdido la viveza de la fe y sienten que sus vidas están vacías. Para llenarse del Señor, nada mejor que estos cursillos. Seguramente tú también pienses que últimamente tu fe no es como antes, que vivir en esta sociedad secularizada que intenta apartar a Dios y a su Iglesia a patadas del panorama, ha afectado a tu ser cristiano. No lo dudes, te aseguramos que, si participas en estos cursillos, estarás agradecido para siempre. También son válidos para todos los que participan activamente en la vida cristiana y parroquial, pero quieren tener unos días de paz con el Señor. ¡No os lo penséis¡, merece la pena. Seguro que Cristo tiene guardada una Palabra para ti. Serán del 10 al 13 de Noviembre en la Casa Diocesana de Ejerciciós.

Infórmate en el Obispado de Albacete en el 967-214-478.

Por otra parte nuestra Iglesia de Albacete, se acerca a todas aquellas personas que han abortado y viven este drama en soledad. Por eso el sábado día 12 a las 10 de la mañana , en la Parroquia de la Resurrección, tendrá lugar una charla coloquio del “Proyecto Raquel”.

El “Proyecto Raquel” es una organización diocesana compuesta por una red de sacerdotes, psicólogos y psiquiatras y consejeros especialmente formados para ofrecer una atención individualizada a las mujeres después de un aborto
Basado en el Sacramento de la Reconciliación, el Proyecto Raquel fue planeado como un esfuerzo integral que combina lo espiritual y lo psicológico.

Aquí os dejamos su web para más información:

http://www.proyecto-raquel.com/

No dejéis de asistir, pues siempre hemos de estar preparados para dar respuestas.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

TODOS LOS FIELES DIFUNTOS


Ayer recordábamos la fiesta de todos los Santos, los que ya gozan del Señor. Hoy recordamos a los que se purifican en el Purgatorio, antes de su entrada en la gloria. El Purgatorio es la mansión temporal de los que murieron en gracia hasta purificarse totalmente. "es el noviciado de la visión de Dios", dice el P. Fáber.

Es el lugar donde se pulen las piedras de la Jerusalén celestial. Es el lazareto en que el pasajero contaminado se detiene ante el puerto, para poder curarse y entrar en la patria.

Pero en el Purgatorio hay alegría. Y hay alegría, porque hay esperanza; en él sólo están los salvados. Santa Francisca Romana tuvo un día una visión de este lugar y dijo: "esta es la mansión de la esperanza".

Es una esperanza con dolor: el fuego purificador. Pero es un dolor aminorado por la esperanza. La ausencia del amado es un cruel martirio, pues el anhelo de todo amante es la visión, la presencia y la posesión. Si las almas santas ya sufrieron esta ausencia en la tierra. -"que muero porque no muero", clamaba Sta. Teresa de Jesús-, mucho mayor será el hambre y sed y fiebre de Dios que sientan las almas ya liberadas de las ataduras corporales.

Las almas del Purgatorio ya no pueden merecer. Pero Dios nos ha concedido a nosotros el poder maravilloso de aliviar sus penas, de acelerar su entrada en el Paraíso. Así se realiza por el Dogma consolador de la Comunión de los Santos, por la relación e interdependencia de todos los fieles de Cristo, los que están en la tierra, en el cielo o en el Purgatorio. Con nuestras buenas obras y oraciones -nuestros pequeños méritos- podemos aplicar a los DIFUNTOS los méritos infinitos de Cristo.

Ya en el Antiguo Testamento -en el segundo libro de los Macabeos- vemos a Judas enviando una colecta a Jerusalén para ofrecerla como expiación por los muertos en la batalla. Pues, dice el autor sagrado, "es una idea piadosa y santa rezar por los muertos para que sean liberados del pecado".

Los paganos deshojaban rosas y tejían guirnaldas en honor de los difuntos. Nosotros debemos hacer más. "un cristiano -dice San Ambrosio- tiene mejores presentes. cubrid de rosas, si queréis, los mausoleos pero envolvedlos, sobre todo, en aromas de oraciones".

De este modo, la muerte cristiana, unida a la de Cristo, tiene un aspecto pascual: es el transito de la vida terrena a la vida eterna.


Oremos hoy especialmente por todos ellos. Demos gracias a Dios por sus vidas, por lo que nos enseñaron...