Páginas vistas en total

lunes, 22 de agosto de 2011

¿INDIGNADO TÚ?. NO QUERIDO... INDIGNADO YO.


Voy a hacerle publicidad a un chiste, una vergüenza, una payasada, un espectáculo circense, en resumen: el mayor ridículo que he presenciado en mis 36 añitos de vida: Os cuento hoy el primer episodio de mi experiencia en la JMJ, titulado “¿INDIGNADO TÚ?. NO QUERIDO…. INDIGNADO YO.

El primer encuentro que tuve con uno de estos, que aunque no pertenecía al colectivo de los indignados como tal, parecía no hacerle gracia que estuviéramos por Madrid, fue un simpático ancianito que puede que rondara los 180 años de edad. Cuando pasamos por su lado dijo todo lo fuerte que pudo, (que pudo poco) “¡esas mochilas las he pagado yo!”.
Se me ocurrieron en cero coma, muchas respuestas para darle, pero algo me frenó. Seguramente el hecho de que estoy asumiendo que soy seminarista y que además llevaba conmigo a veinte jóvenes.
A este Señor le hubiera preguntado: “¿Ha pagado Usted los dos millones de mochilas?, pero hombre, pero hombre, pero hombre…. ¡Muchas gracias de verdad!. Ha debido dejarse todos los ahorros de la pensión que recibe gracias a lo que yo pago. Porque usted tiene pensión. Ya veremos si yo, dentro de 40 años también la tengo.

Luego me dio pena y pensé… “Pobre hombre, los engañan como a chinos. Seguramente no sepa que todos los que estamos aquí hemos colaborado con cerca de 300 euros”. Eso los de Albacete, imagino que los que vienen de otros países “les ha costado la torta un pan”

Quiero aclarar que cuando digo indignados, me estoy refiriendo a este colectivo y al resto de los que se asociaron en plataforma.

Ese mismo día (martes 16) dimos una vuelta por Sol. Allí era fácil distinguirlos, pues como estos confunden sencillez con miseria, habían puesto su oficina en cutre-chiringuito, con más mierda que el palo de un gallinero. Había cuatro. No cinco, ni veinte, ni sesenta… eran cuatro gatetes. En un cartel escrito a boli sobre una caja de cartón se podía leer: “No tenemos nada en contra de los cristianos, sí en contra de las subvenciones que el Vaticano recibe del Gobierno”.

Pues… si no tienen nada en contra de los cristianos, lo han disimulado muy bien. Ahí están las fotos de muchos de ellos mofándose de la gente, empujando, intentando fastidiar todos los actos.

Un hijo que se precia defiende a su madre, y nosotros los católicos, que conocemos a nuestra Madre y a nuestro Padre, sabemos reconocer que tenemos muchos defectos y algunos de ellos gordos.
Defendemos a nuestra Madre que es la Iglesia, por eso “Toíto te lo consiento menos fartarle a mi madre”.
La Iglesia recibe menos de lo que se merece, en muchos casos bastante menos que otros colectivos que, enarbolan banderas inventadas que no transmiten nada. Nadie saben lo que significan y dentro de poco, pasarán a formar parte de los trasteros de aquellos que un día (hoy) se pensaron que iban a salvar al Mundo. Pero no saben ellos, pobrecicos (como decimos por Albacete) que la humanidad entera fue salvada hace más de dos mil años por Cristo.

Cuando empiecen a salvar vidas como lleva haciendo la Iglesia Católica desde hace más de dos mil años, entonces podrán empezar a exigir un trato igual. Ante Dios todos somos iguales y ojala lo fuéramos entre nosotros, pero no es de recibo que quieran crecer ellos, a base de intentar hundirnos a nosotros. Ya que molan tanto y tienen tanta fuerza, les propongo una cosa: que convoquen para una semana un encuentro que traiga a dos millones de jóvenes de todo el mundo ,y a ver cómo les luce el pelo.

De verdad, amigos indignados...no os molestéis, estáis perdiendo un tiempo precioso que podríais emplear en buscar trabajo, o en ir a algún asilo o centro benéfico de los miles y miles que tiene la Iglesia Católica para ayudar a la gente. Nosotros si os esperamos.

Que me parece muy bien que os manifestéis, pero no molestéis a los demás. Que yo no he ido a visitaros a ninguna de vuestras manifestaciones, porque no me interesan absolutamente nada. ¿Qué los organismos públicos os dan dinero?, pues que os den. Yo encantao.

El miércoles 17 no estuvimos por Sol, luego no viví en primera persona lo que pasó. Dicen que hubo leña. Los teléfonos de los jóvenes no paraban de sonar: sus madres querían saber donde estaban y si había peligro. Las imágenes , según parece, les hicieron preocuparse. Me cuentan que la Policía tenía ordenes de utilizar la fuerza si era necesario, y según parece lo hicieron. Pues que queréis que os diga: tampoco me parece bien. No creo que la mejor manera de disuadir a la gente sea a base de porrazos, pero la verdad es que lo entiendo, pues al día siguiente mientras esperábamos al Papa, otro grupito de estos, estuvieron sacando de los nervios a los agentes de la Policía Nacional.

Voy a ver si soy capaz de describiros el cuadro: en un rincón de la Plaza de Colón donde estábamos, se podía observar un grupo de aproximadamente 20 personas, las cuáles estaban acordonadas por unos 50 policías. Ni me quedo corto en lo primero, ni exagero en lo segundo: conté ambos grupos.

He de confesar que al principio pensé que algún grupo de monjas de estas de las de bolso, había tenido algún problema y por eso las protegía la policía, pero finalmente resultaron ser lesbianas pertenecientes al movimiento indignante. Dentro del grupo otros hombres lucían tipito y se cubrían con la bandera del orgullo gay: también me parece bien. Cada uno se gana el infierno como mejor le parece y estos decidieron escandalizar a la cantidad de “pequeños del Evangelio” que por allí andaban. Yo, separado por el doble cordón policial, decidí unirme a su grupo por un momento y me indigné. Y me indigné porque vi como esta gente estaba haciendo perder el tiempo a 50 agentes que ciertamente están al servicio de todos, pero que tenían mil puntos a los que acudir, pues en Madrid había en ese momento más de un millón y medio de personas de fuera que necesitaban su ayuda. He de destacar la cara que llevaban estos manifestantes: más que indignados, parecían amargados.

El resto de días… más de lo mismo: de vez en cuando alguno se atrevía a hacer el ridículo y se metía con alguno de nosotros. Como respuesta recibía un cálido: “Dios te ama”

La JMJ, ha sido una bendición para todos. Para nosotros, peregrinos y para los comerciantes madrileños: Allí ha ganado dinero hasta el Tato. Grandes superficies, restaurantes, farmacias…. Todo estaba lleno a todas horas. Por cierto un saludo a mis amigos del Rincón de la Pepa de Delicias: esas bandejas de panceta con patatas nos ayudaron a no caer muertos por algún rincón de Madrid.

Queridos amigos indignados: Rezamos por vosotros. Lo hemos hecho durante estos días y vamos a seguir haciéndolo. Deseamos que seáis felices. Si no nos queréis, por lo menos no nos odiéis, y eso sí: no os metáis con nuestra Madre la Iglesia, porque como diría la archiconocida Belén Esteban: “ Yo por mi madre MA-TO! ¿VALE?”

miércoles, 10 de agosto de 2011

El VERANO, LA JMJ Y OTRAS COSAS QUE SÓLO PASAN EN ESPAÑA



Está uno deseando que llegue el verano para descansar, leer, disfrutar de los amigos, de la familia, rezar más, actualizar más a menudo el Blog… pero, que si quieres arroz Catalina: ni leo, ni escribir, ni rezo, ni ná de ná.

Lo de no tener un horario establecido es un lío. No se como me las apaño pero desarrollo menos que el sastre de Tarzán. Algo de estudio por la mañana y la tarde la empleo para ayudar a unos amigos un rato en la fabricación de unas carrozas para la cabalgata de apertura de la Feria de Albacete. (me gano unos eurillos para los libros del curso que viene)

Todos los días me levanto pensando: hoy actualizo el Blog. Ese día ha llegado. ¿el motivo? Anoche llegaron a Albacete los cuatro primeros jóvenes que se alojarán aqui, en los días previos al encuentro con el Papa. Estos vienen de Perú y se quedarán en la Roda, junto con otros 120 a los que estamos esperando en las próximas horas.

El Señor , que sabe bien lo que hace, ha querido empezar a bendecirnos con esta lluvia fresca de visitas, que enriquecerán nuestra tierra manchega durante unos días.
Otro grupo de jóvenes se alojará en Villarrobledo, otro en el Sahuco de Peñas de San Pedro.

El grupo mayor ( 800 aproximadamente) , se alojará en el Seminario de Albacete. El silencio, que como un juez severo se apoderaba de las aulas de nuestro querido seminario desde que este se trasladó a la Diócesis de Orihuela-Alicante, se vio obligado a salir por la fuerza, cuando un importante grupo de voluntarios, acompañados de seminaristas y algún sacerdote entraron en el edificio para hacerlo más acogedor para tan especiales invitados.

Quitamos mesas y sillas, preparamos camas, revisamos ventanas…. Hoy una empresa de limpieza está dando una batida a la totalidad del edificio. A la Inmaculada que preside el patio principal se le nota contenta. Y la gran capilla convertida en los últimos años en Parroquia de Santa Teresa, volverá a sentir en su interior la fuerza de la juventud que hace años la llenó.

El Rector, Pedro Ortuño, nos gastaba una broma que bien quisiéramos todos que se convirtiera en realidad: “vienen mil…. seguro que por lo menos cien se hacen seminaristas.”

Pidamos al Señor que se haga realidad, y que muchos jóvenes se sientan llamados a la vida sacerdotal y religiosa.

Ayer, mientras andaba por los pasillos, me dediqué a señalar a algunos con el dedo mientras decía: ¡Mira, un futuro cura! O ¡ Qué cara de Monja se te está poniendo nena!. Alguien se escandalizó y me dijo: “no seas así… a la gente hay que dejarla que decida libremente” . A eso le respondí: “menos mal que me lo has dicho, por que estaba a punto de sacar la pistola”…. Y continué: “Mira hermosa: las cosas hay que decirlas como son. Y hacen falta curas y monjas. Y ser cura o monja es otra opción, la cual no se muy bien porque nos hemos empeñado en ocultar. Luego todo el mundo se queja de que no hay misas, de que no hay curas, pero a mi hijo/a que no me lo toquen, que a mi me gusta que sea medico y que prospere….

Así es que yo no me callo, porque no me da la gana y porque creo que como seminarista es mi obligación desear y empeñarme todo lo que pueda en que la gente sea tan feliz como yo; y se da la circunstancia de que mi felicidad la he encontrado junto al Señor y en el seminario

Variando un poco sobre el mismo tema: Mi madre es una mujer muy graciosa, aunque lo disimula muy bien. Parece más bien seria, pero en sus preocupaciones y formas de hablar, encuentras cosas realmente humorísticas. Esta mañana me ha llamado muy preocupada y me dice: “nene ten cuidao en eso del Papa (JMJ) que estoy viendo en la tele que los del 12-F (15-M) la quieren liar y van a hacer manifestaciones. Si ves algo raro, corre, tú corre”…
Cómo es lógico a mi me ha dado por reír e intentando tranquilizarla le he dicho: “Madre… que no te preocupes, que esta gente está en su derecho de manifestarse y de decir lo que quiera y nosotros también y lo vamos a hacer con la libertad de los hijos de Dios”.

Al colgar me meto en la web de la organización que dice así:

El resumen que #acampadasol acostumbra a colgar en su web, no deja lugar a dudas:

“Entre la multitud de intervenciones [sobre la JMJ2011], se repite una idea: no se está en contra del cristianismo ni de ninguna religión, sino del uso de fondos públicos (…) También se repite la crítica a las exenciones fiscales que las empresas patrocinadoras obtendrán en el encuentro, pagadas con presupuesto público (…) Se insiste en separar a las personas creyentes, a las que se quiere respetar, de la jerarquía eclesiástica y el Estado Vaticano, que como tal participa en el sistema económico y político que se critica desde el 15M”.

Además de estos, se dice que otras 140 asociaciones y colectivos preparan una manifestación en contra de la visita del Papa, para el día 17.

Con estos datos a mí me surgen preguntas:


Si estas personas no esperan al Papa, ¿Por qué no se están en sus casas y nos dejan en paz unos días? A mi no se me ha ocurrido ir a molestarlos mientras ellos ocupaban las plazas de distintas ciudades; y no he ido porque no me interesa para nada ese movimiento.

Si estas personas hablan de gastos extraordinarios, ¿Por qué no han pagado de su bolsillo los múltiples gastos extras producidos por la porquería que han ido dejando a su paso por los distintas ciudades y que ha salido del bolsillo de todos los contribuyentes?

Son cosas que jamás entenderé. Si a mí me dijeran que mañana hay en la Plaza del Altozano de Albacete una convención mundial de la “Asociación de Amigos del Rabo de Boina” me parecería estupendo. Que se reúnan, que hablen del rabo de la boina, que profundicen en el tema, que saquen sus conclusiones, pero os aseguro que yo no perdería ni un minuto en intentar disuadirlos. Que hagan lo que quieran. Yo no los espero ni los molesto.

Me repatea que estos grupos que se creen progres, salvadores del mundo y de la humanidad, vayan por la vida imponiendo, prohibiendo…

Pero este no era el tema de esta entrada. Estamos contentos. Comienza ya la JMJ.
¡Vivamosla!